Un hombre entra en un bar y le pide al barman un vaso de agua.
El barman se arrodilla buscando algo, saca un arma y le apunta al hombre que le acaba de hablar.
El hombre dice “gracias” y se va.