Un acertijo no muy dificil.

Un hombre de negocios de Los Ángeles se tomó gran trabajo en aprender japonés de una persona nativa de ese lenguaje. Lo hablaba en forma fluida, su vocabulario y gramática eran excelentes y a su acento era bueno. Cuando más tarde visitó Japón y comenzó a conversar con un grupo de hombres de negocios locales, éstos a duras penas podían contener la sorpresa y diversión ante la forma en que hablaba. ¿Por qué?

¿Cuál es tu respuesta? Envía tus respuestas en unos días… publicaremos la respuesta.